Señor obsoleto

Claudio Rodríguez Morales -.

Me ocurre con frecuencia: lugares, espacios y seres conocidos que aquello llamado “más tarde” convierte en algo completamente distinto. Todo el proceso posee la certeza de un pestañeo en el asiento del microbús, de un suspiro en una banca de plaza pública –la que sobrevive a los alcaldes- o las promesas frente a las puestas de sol. Así suelo encontrarme con un restaurante mutado en automotora, una librería en supermercado, un cine en templo religioso, una quinceañera risueña en madre malhumorada y sus fierros dentales en trueque por dos hijos chillones.

El avanzar por la vida con el reloj histórico atrasado me ha generado diferentes tipos de inconvenientes. Por ejemplo, adjudicarle atributos a las cosas materiales sólo por un injustificado entusiasmo. Hasta ahora no he sido capaz de detectar el origen de este delirio. Sin embargo, sospecho del café en grano, de los amaneceres frescos, de las caricias en la frente, de los masajes, de las sonrisas correspondidas y hasta de la digestión oportuna.


En mis vagabundeos de estudiante por la biblioteca de la universidad, descubrí una sala dónde era posible elegir, desde un contundente catálogo, música universal para ser escuchada en unas cabinas de vidrio con unos parlantes que cubrían todo mi perfil y que se enchufaban en una placa llena de botones. Consideré que no podía esperar nada mejor para mi futuro, como era dejar atrás la dependencia de la programación en Amplitud Modulada, sobre todo en los fines de semana (sí, la biblioteca de la universidad abría de lunes a domingo, sin discriminar a los flojos rematados como yo, lo que demuestra que el Estado alcanza para todos).

Pero había un pequeño detalle: la música estaba grabada en caset, ese cuadradito plástico, de cinta enrollada en torno a un carrete, con ese sonido de invierno permanente que ni siquiera el cromo pudo evitar y que al oído postmoderno resulta insoportable.

Dejemos la vergüenza para el final: corría 1992.

1 comentario:

  1. Américo V. Presa.-11/02/2013

    ¿Y CON ESTE QUILOMBO EN LA CABEZA TE AVENTURASTE A ESCRIBIR ESA LARGA DIATRIBA ANALIZANDO DESDE TU OPTICA BURGUESA AL SISTEMA DE GOBIERNO EN CUBA, COMPARÁNDOLO CON LAS DICTADURAS LATINOAMERICANAS PROHIJADAS POR LOS EEUU? PERO NO TE HAGAS PROBLEMAS; A JORGITO LE GUSTÓ.-

    ResponderEliminar