Santa Inés

Y así, sin rumbo fijo, echarse a andar. Callejones, pasajes, avenidas, maceteros, arbustos salvajes en plan promiscuo con plantas domésticas, suspiros atragantados y, por cierto, miradores espontáneos directos a la bahía. Arquitectura irregular, en un declive reconocido, cada quien con lo suyo, pero sin desencajar demasiado. Habitáculo de antiguos marinos (como mi abuelo) y sus familias, de profesores, empleados públicos, dueños de microbuses y obreros de fábricas de 15 Norte rastrilladas por la modernidad. Fachadas multiformes, antejardines aleatorios y maderas sumamente coloridas. Un brinco para el pastelón salido de su medianía, otro para esquivar el recuerdo del quiltro vigilante de la laguna Sausalito (orgullosa y ondulante, se me figura una señora de todo tiempo pasado fue mejor, que aun mantiene un guardaespaldas ad honorem que le apodan “el cuero”). Un cementerio para mis abuelos y el mausoleo donde el Chicho Allende fuese albergado por la familia Grove, perímetro espiritista, sospechoso de reojo y de cierta subversión debutante, limitada, como mucho, a una velita encendida. Cuadra tras cuadra, se suceden las sedes de clubes deportivos con los que se conforma su propia liga de fútbol local (en su mejor momento, con quince inscritos, y cinco más en lista de espera). Cuadra tras cuadra, sucediéndose el aroma a empanada frita, asado abastero, manzanas confitadas, hornos de panadería, leche caliente con azúcar, brasero a carbón y ramas de eucaliptus. Cuadra tras cuadra, un desgarbado pajarón reconociendo la ropa interior flameando desde un balcón, propiedad de la quinceañera vuelta hoy señora (de todo tiempo pasado fue mejor y guardián ad honorem), sin atreverse a preguntarle por la recepción de cartas y regalos con tanto primo intermediario, coimeado y poco comprometido. 

Por nuestro soberano arbitrio, Santa Inés, el más porteño de los cerros viñamarinos y nada que hacer.

2 comentarios:

  1. Santa Inés,otrora cuna de grandes futbolístas, Moisés Silva y Juanito Olivares, (por nombrar sólo a dos) ubicados cada uno en polos opuestos, en Everton el primero y en Wanderers el segundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es una ilusión o una realidad (ilusoria). Este blog está vivo???

    ResponderEliminar